MANDRILL

Le mataron a su padre cuando era niño y juró vengarse. Oliendo pistolas y endureciendo los puños, Antonio Espinoza se transformó en un asesino a sueldo con aires de James Bond. Terno negro y silenciador mediante, este cazarrecompensas no descansará hasta hacer justicia con sus propias manos o pies.

Con: Marko Zaror, Celine Reymond, Alejandro Castillo, Luis Alarcón.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: